Por qué deberías lavar tus manos (Vayeshev)

Por qué deberías lavar tus manos (Vayeshev)

El hombre es elevado por medio de dos alas de las cosas terrenales: por medio de la simpleza y de la pureza. – Thomas Kempis

Los judíos tienen un ritual ancestral que es el de lavarse las manos después de usar el baño y antes de comer pan. Mientras que el mandamiento precede cualquier concepto de higiene y fue, posiblemente, una de las razones por las que los judíos sobrevivieron en gran número a la Peste Negra, el Berdichever nos da una explicación más profunda, una razón mística para dicha práctica.

Él explica que una de nuestras misiones en el mundo material se produce a través de nuestros pensamientos y nuestras acciones para liberar y elevar las “chispas” que impregnan nuestra existencia física y moverlas hacia un plano espiritual. Solamente los seres humanos, que son los puentes entre lo físico y lo espiritual tienen esta capacidad y propósito.

Por lo tanto, cada acción que realizamos, inclusive las más mundanas, deberían, en forma ideal, tener la intención y el propósito de elevar aquellas chispas ocultas desde el mundo material y superficial al mundo espiritual y sublime. Tenemos el poder de tomar lo finito y temporal y, de alguna manera, solamente haciendo el esfuerzo y teniendo la intención correcta, transformarlo en infinito y eterno.

Eso, afirma el Berdichever, es el secreto de lavarse las manos (Netilat Yadaim en Hebreo). Al lavarnos las manos en el modo ritual, estamos elevando esas chispas particulares en tiempo y espacio. El lavado de manos se relaciona, de alguna manera, con tres instancias en las que se hace referencia a la “mano” de Dios en la Torá: “la gran mano”, “la mano elevada” y “la mano fuerte” y el lavado de nuestras manos en cada ocasión como está prescripto, eleva aquellas chispas atrapadas y las devuelve a su raíz divina.

Esto también está conectado con la bendición en el momento de comer pan, “Bendito eres Tú, Dios, nuestro Dios, Rey del Universo, Que tomas el pan de la tierra.” La palabra “tierra” se relaciona con la dimensión física de este mundo.  “Que tomas” se refiere a recuperar esas chispas divinas del mundo material y convertirlas para regresarlas a su origen espiritual.

Como un ser terrenal, material, físico, a menudo siento que no tengo ni idea de lo que está hablando el Berdichever. Sin embargo, una parte de mí, tal vez algún torbellino espiritual interno, siente que me estoy refiriendo a algo familiar, a algo olvidado, a algo que va más allá de mis sentidos físicos, más allá, inclusive, de la comprensión racional. Si creemos que realmente somos almas vestidas en cuerpos físicos, que nuestro ser corpóreo es meramente un caparazón, un anfitrión de nuestros espíritus eternos, entonces, el Berdichever nos está dando pistas y guías para los seres espirituales que somos en definitiva.

Que alcancemos niveles elevados de entendimiento y de comprensión de que realmente, todo es para Dios y que cada uno de nosotros necesita encontrar su propio camino, su propio propósito en este esquema divino.

Shabat Shalom,

Ben-Tzion

Dedicado a

Primos, sobrinos y sobrinas. Siempre es bueno conectarse y reconectarse.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.