Cadena Alimenticia Espiritual (Vayigash)

Cadena Alimenticia Espiritual (Vayigash)

El acto de colocar en tu boca lo que la tierra ha producido es, tal vez, tu forma de interacción más directa con la tierra. -Frances Moore Lappe

El final de la lectura de la Torá de esta semana describe los esfuerzos económicos de Yosef, el modo en que él salvó a la población Egipcia de la inanición, redistribuyó la tierra, e impuso un impuesto del 20% a los granjeros Egipcios.

El Berdichever explora la fraseología inusual, “Darás un quinto al Faraón, y cuatro manos irán para ti para que las comas tú y tu familia.” (Lo que significa que el Faraón obtiene el 20% de tu producción y tú te quedas con el 80% restante). Explicando este verso y las “cuatro manos”, el Berdichever explica que Dios estableció cuatro niveles diferentes de creación en nuestro mundo:

  1. “Inanimado”: tierra, agua, piedras, minerales (“Domem” en Hebreo);
  2. “Cultivos”: vegetales, plantas, árboles (“Tzomeaj” en Hebreo);
  3. “Seres Vivos”: animales (“Jai” en Hebreo);
  4. “Parlante”: hombre (“Medaber” en Hebreo).

Él cita fuentes Cabalísticas que detallan el plan de Dios y su deseo para cada elemento que sea elevado y llevado al siguiente nivel:

  1. Cuando la tierra, el agua, los minerales y otros nutrientes se convierten, a partir de su estado de base, en otro tipo de vegetación, son llevados, de alguna manera, a un nivel espiritual más elevado. Se han movido del estado más bajo de “Domem/ Inanimado” a otro estado apenas más elevado de “Tzomeaj/ Cultivos”.
  2. Cuando las plantas, a su vez, son consumidas por animales, son elevadas desde el estado de “Tzomeaj/ Cultivos” a un estado aún más elevado de “Jai/ Seres Vivos”.
  3. Por último, cuando el hombre consume la carne de un animal, sea este pescado, ave o bife, la persona está elevando esas moléculas desde el estado de “Jai/ Seres Vivos” al más elevado nivel terrenal de “Medaber/ Parlante”.

La habilidad dada por Dios al hombre de que pueda, de alguna manera, convertir la materia que lo rodea, sea mineral, vegetal o animal en una parte de su mismo ser, no es nada menos que una forma de creación. Se relaciona con una discusión Talmúdica acerca de la fraseología de las bendiciones que recitamos cuando comemos. Bendecimos a Dios, quien “crea” estos productos. Decimos “crea” en tiempo presente, como opuesto a “creó” en tiempo pasado, debido a que es un acto creativo, continuo y actual de Dios.

Los quarks, átomos y moléculas, que son los que crean nuestra realidad, reciben vida en forma constante por parte de Dios. Es ese aspecto divino que también nos permite absorber estos elementos en nuestro ser y, de una manera que nos es difícil de comprender, elevar las chispas espirituales de estos elementos cada vez que los consumimos.

May all our consumptions be for divine purposes and may we succeed in elevating them and ourselves higher.

Que todo lo que consumimos sea con propósitos divinos y que logremos elevarlos y elevarnos a niveles más altos.

Shabat Shalom,

Ben-Tzion

Dedicado a

La pronta recuperación de las víctimas del tiroteo en Ofra. Especialmente, a la joven madre embarazada que fue herida y que tuvo su bebé por cesárea, de emergencia. Ella se está recuperando, pero el bebé murió.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.